viernes, noviembre 24, 2006

Post que hubiera tenido más sentido si lo subía días atrás cuando lo escribí

La ciudad es un caos. Literalmente es un caos. Hay hojas y ramas por doquier. Los autos están destrozados, los techos marcados y parabrisas estallados. La gente está nerviosa. Y contenta, después de todo le gusta ser protagonista y compiten tácitamente por ver quién tiene el daño peor.
Yo salí ilesa. Doscientos por ciento ilesa. Ni un vidrio ni una persiana, nada. Hasta me di el gusto con T de estar las dos pegadas al vidrio viendo la lluvia, las piedras y las hojas caer. Unas inconcientes totales, después nos dimos cuenta. Jamás imaginamos que iba a ser tan brusco todo.
Las calles poco a poco vuelven a la normalidad. Ya se fue el pastiche que las cubría y casi no hay vidrios. En las veredas hay inmensas montañas de hojas. Me gusta caminar por las calles ahora. Más de lo que siempre me gustó. Las calles están frescas y no lo digo por el frío. Sigue presente el olor a tormenta, a hoja mojada. Siempre disfruté eso: el olor de las plantas cuando cae la lluvia. Me parece un aroma realmente mágico, por llamarlo de algún modo.

6 Comentarios:

Anonymous deapoco dijo...

si tiene sentido, no es noticia pero el sentido lo da la forma de contarlo.
y si, el olor a tierra mojada es lo más.

5:29 p. m.  
Blogger La Coneja dijo...

Arriba el olor a lluvia! Y le comento que por mi casa hay unas baldosas amarillas con irregularidades horizontales que cuando se mojan por la lluvia tienen el mismo olor que tenían las baldosas de la casa de mi abuela cuando yo me mojaba para carnaval... No se imagina... se me humedecen los ojos.

Saludos Conejeros

4:41 p. m.  
Blogger Araña dijo...

y todavia seguimos con olor a lluvia... lástima, era domingo y tenía muchos planes para hoy.
Besos desde aquí y me alegro de que la "pedrada" no se haya ensañado con vos. A mi mi tampoco me pasó nada grave.

10:19 a. m.  
Blogger SeAmUs dijo...

Cuando cayo en buenos aires..tuve la misma sensación, alla por julio..fueron 20 minutos nada mas..pero con que violencia..y despues el paisaje parecia verdaderamente al de una guerra...vidrios rotos, arboles heridos..autos...bueno...destruidos..
Besos.

12:19 a. m.  
Blogger Li dijo...

Qué emoción.... ese olor a tormenta era tan reconfortante cuando llegaba.... todavía me acuerdo!

12:44 p. m.  
Blogger Maru dijo...

DeA: Si vos decís. Sí! Es riquísimo.

Coneja: Caranval! Qué lindo. Hace mucho que no juego a eso. Quieeeero.

Araña: Me alegro que no te haya pasado nada a vos tampoco. Queremos qeu se vaya la lluvia ya, no? Ya pasó lo poético y todo ese bla bla bla.

Seamus: Acá tambnié, pero lo peor que destruyó también las casas. Un desastre fue.

Li: Para mí que tenés que volver por Rosario...

4:24 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home